domingo, 5 de febrero de 2012

Un punta pies a la hora veinticuatro
torturo a treinta segundos sanguinarios
las milesimas satanizan mis fibras
solo por esperar tu regreso a casa.

No hay comentarios:

EL TREN

No tardes, porque el tren silvando viene a cargar mis despojos tan necesarios en otros destinos Vientre tremulo con vagones de esperan...