sábado, 20 de febrero de 2010

DON ROQUE

La convergencia de tus lirios Casi panales de miel reposando en el Olimpo Los retazos de espíritu desollando la necedad Desesperanzas ambulantes que regresaron verdes y radiantes Luminoso rayo que alumbró la noche a su llegada Desterramientos de longevas lecturas doradas Milimétricos disparos al centro de la justicia Aquellos pinceles que acompañaron tus derroteros Al volver el capullo abierto externó sus fragantes inciensos Y los virtió en las viejas vasijas de extremos insondables Al verse libados de exquisitez, temores abarcaron sus almas Sintieronse almas puras y no hombres con alma Pero volvió el hombre en sí, anuló su alma Izo las idea Fusiló los futuros Y con ellos a ti: Don Roque Daltón.