viernes, 15 de mayo de 2009

UN GOLPE

La piedra sobre mi cabeza, me demostró que aun la tengo; mi poco cabello, con certeza, que de pegarme el sol vengo. Ademas que existen las ideas, que tengo hígado y bilis, y no me gustan las grajeas, no imagino el golpe de los misiles. Mi irremediable espontaneidad, tu insoslayable belleza, mis arranque de soledad, son las concecuencias, talvez, de la piedra sobre mi cabeza.

5 comentarios:

Leni dijo...

Porque no hay balnco si no hay negro.
No hay grito si no hay eco.
Y golpe que no se sienta.
¿Que le diría el diablo a dios´...

Un abrazo
Y muchas gracias

marga dijo...

A veces son los golpes los que nos hacen reaccionar, de todo se aprende, no?
La música de mi blog, es como mi mundo, lejano a todo esto, por eso sientes que te transporta más allá, a donde sólo llegan los que queremos llegar.
Tal vez sea así...
Te dejo un abrazo.
besos.

Estrada dijo...

Leni
Siento que me entiendes, gracias.
Marga
Me elevas, amiga. cuidate llevate mi cariño

More dijo...

Y aquí yo te dejo el mío... hoy te "descubrí" en "Elige Vivir" no sé cóo, ni porqué, pero celebró mi corazón mi encuentro con vos.
Abrazos, querido. Me encantó este poema... hay tanta... candidez, será la palabra esa? adolescencia... en estos versos.

Estrada dijo...

Gracias no haberte ido todavía More, te he extrañado mucho. Al respecto: adolescencia, inmadurez, obseso-compulsión, y poca razón, todas en una sola, siguen siendo la consecuencia, del Golpe en mi Cabeza. Zalemas amiga