domingo, 1 de marzo de 2009

A LA SOMBRA DE MI ARBOL

Que tal si hoy te invito A jugar a las escondidillas en mi árbol favorito pa librarme de mis pesadillas. Hacer realidad este mito Escondiendome bajo sus pesadas raices Que cuentes a tres y llamarte de un grito Soñando que cada rama son mil países. Tomar de juez a la luna llena Que bruñe de vida sus hojas Y beber caliz rocio sin pena De estas chiquillas hojas rojas Correr libre a travez del tronco grueso A paso rápido amoroso y certero delicada florescencia en beso tu sabes, siempre en la copa de mi arbol te espero.

6 comentarios:

More Baker dijo...

Qué belleza, Estrada, qué belleza. Me quedo con los dos últimos versos que están absolutamente de colección.
Abrazos.

Estrada dijo...

Mi agradecimiento para tí, definitivamente, me alientas, en esta contínua busqueda. gracias

Prado dijo...

me pareció vernáculo, en un buen sentido: tiene lo tierno, lo vivo, aunque yo no soy tan clàsico.

Estrada dijo...

Tienes razòn mi buen amigo Prado, Gracias por Bukowski, siempre a tiempo

marga dijo...

muy lindo.
saludos desde españa.

Estrada dijo...

Un efusivo saludo a ti y a la madre patria. Gracias por estar aca.