sábado, 14 de febrero de 2009

MI NATURALEZA, TUYA

No entiendo aún mi naturaleza Busco extensiones tuyas y aún, el aura en tu cabeza pero no veo ¿Cómo de mi huyas? ¡Vaya forma de olvidarte! Viéndote en todo mi orbe Tu figura en cada parte Mi aliento absorbe. Campararte es mi apotegma avieso Hasta mi paradigma arengado Con musas desconocida me he vengado Ni así mi norte avizoro, lo confieso. A mis opiniones abdiqué ¿Qué más puedo decir de ti? Lo tuyo feneció, indiqué Aunque, la soledad refuta esto en mi. Parezco adalid beligerante Porque te envisto a ratos Pero resulto ser tan tolerante de celos, creo, son conatos. No quiero que veas mis desdobleces Por eso me ves cándido En catervas de jueces Criticándote como bandido. Veo tus dos yo: El que quieres que te vean Y aunque no me crean Todo aquello que solo sé yo. Guardo celos de tu mentira diligente Urdida a mis costillas Eres santa para la gente Guardando besos míos en tus rodillas. Persigo tu perfume en la vecindad Del cuello ajeno Me conformo de esa ruindad Aunque sé: con eso me enveneno.

No hay comentarios: