sábado, 14 de febrero de 2009

EL MOMENTO

Es una porción de rocío que esperé en mi mano y se disipó en su llegada Es justo el paso del enternecido sol al atardecer de un verano por la espalda de una montaña Es el transitar por el esponjoso mar de nubes que cubren la serranía Es la combustión de un as de leña en las voraces llamas de un fuego nocturno Es lo que tarda el arcoíris sin lluvia. Y lo que dura las embestidas bestiales del amor Es el cigarro preferido de la pasión El delirio de persecución de la felicidad El nidito celestial de los amantes, pero no lo saben El transcurrir dela hoja del árbol para besar el suelo La Niñez La Juventud Lo que tarda la vida Y en fin, el preludio de la muerte.

No hay comentarios: